TATUAJES

Las lesiones pigmentadas benignas son de dos tipos: endógenas y exógenas. En las endógenas entran las manchas, nevus o lunares y aquellas que ya tenemos al nacer. En las segundas, es decir exógenas, entran los tatuajes: profesionales, artísticos, traumáticos (impregnación de asfalto debajo de la piel) y cosméticos (delineados). Estas lesiones se tratan con combinación de uno o dos sistemas de Láser, según sea el criterio del profesional y la evolución del tratamiento

Al aplicar el láser quemamos la piel para retirar el pigmento depositado natural o artificialmente, y éste será eliminado por vía linfática y dérmica; hay que aclarar a los pacientes que no siempre se pueden remover en forma exitosa, debido a que a veces se encuentran depositados en un nivel más profundo que el habitual. Requiere varias sesiones cada 15 a 21 días.